El pasado 6 de marzo la escola Rosella de Viladecavalls me invitó a impartir unas clases de cómic. Hacer estos talleres siempre es una experiencia enriquecedora. Por un lado, tengo la oportunidad de transmitir mis conocimientos sobre cómic, un medio que amo y, por el otro, ver las reacciones de entusiasmo de los niños al ver el paso a paso de creación de un libro de cómics.

Tener la oportunidad de acercar el cómic a alumnos de primaria es un privilegio para mi y una necesidad para hacer que las nuevas generaciones se aficionen a la lectura. Espero haber conseguido que un montón de ellos se interesen más por el arte secuencial.

Galería